Declaración de Francia durante el debate presidido por el Excmo. Sr. Obiang Nguema Mbasogo [fr]

Los mercenarios se liberan de las fronteras y se alimentan de la inestabilidad y fragilidad de los Estados. Siendo una fuente de conflicto, también son un síntoma de las causas profundas de la inestabilidad y la fragilidad en algunos Estados, que representan una amenaza para la paz y la seguridad internacionales.
Consejo de seguridad - 4 de febrero de 2019

"Sr. Presidente,

En primer lugar, quisiera darle las gracias, en nombre de mis autoridades, por haber organizado este debate y por su presencia aquí. Permítaseme también desearle mucho éxito en la Presidencia de Guinea Ecuatorial del Consejo de Seguridad el próximo mes de febrero.

También doy las gracias al Secretario General, al Presidente de la Comisión de la Unión Africana y al Ministro de Relaciones Exteriores y Cooperación de Rwanda por sus esclarecedoras intervenciones. Quisiera también saludar la presencia entre nosotros de los Ministros de Relaciones Exteriores de Côte d’Ivoire y de Gabón, y desear a nuestro colega chino un feliz año nuevo.

Sr. Presidente,

1/ El fenómeno del mercenarismo constituye una amenaza real para la paz y la seguridad en el continente africano, pero también para todas las demás regiones del mundo en las que se desarrolla. El mercenarismo es un multiplicador de la inestabilidad: se alimenta de ella y la acentúa a cambio. Los extranjeros, que no son miembros de las fuerzas armadas regulares y que son reclutados a cambio de una remuneración financiera o material para participar directamente en conflictos armados, los mercenarios se liberan de las fronteras y se alimentan de la inestabilidad y la fragilidad de los Estados. Lo hemos visto en el pasado, especialmente a principios de la década de 2000, en Sierra Leona, Liberia y Côte d’Ivoire. Todavía lo vemos hoy en día en la República Democrática del Congo, la República Centroafricana y Sudán.

El impacto de la acción mercenaria es conocido. En primer lugar, pienso en la desestabilización de los Estados y en el cuestionamiento de los ordenamientos constitucionales. También estoy pensando en su participación en el tráfico ilícito de armas y recursos naturales. Por último, y sobre todo, pienso en las múltiples violaciones de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario, como la violencia sexual y de género, la tortura, el desplazamiento forzado y el reclutamiento de niños soldados; estas violaciones se documentaron en el último informe del Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre la utilización de mercenarios como medio de violar los derechos humanos e impedir el ejercicio del derecho internacional.

Sr. Presidente,

Permítame mencionar también la cuestión de la seguridad privada y las empresas militares. Estos últimos, por supuesto, deben distinguirse del fenómeno del mercenarismo, ya que sus actividades están sujetas a la reglamentación internacional, por ejemplo, con el Código Internacional de Conducta para las Empresas de Seguridad Privada o el Documento de Montreux. No obstante, debemos permanecer vigilantes para evitar que algunos de ellos lleven a cabo actividades desestabilizadoras en los países en los que están desplegados.

Sr. Presidente,

2/ Una vez hecha esta observación, se plantea la cuestión de cómo frenar el fenómeno del mercenarismo. La primera respuesta es la prevención. Si bien los mercenarios son una fuente de conflicto, también son un síntoma de las causas profundas de la inestabilidad y la fragilidad en algunos Estados. En este contexto, el fortalecimiento del Estado de Derecho, en particular la mejora de la gobernanza y la lucha contra la corrupción, la inversión en la educación de las generaciones más jóvenes, la lucha contra el cambio climático y el desarrollo de la cooperación transfronteriza son factores que pueden abordar estas causas profundas de los conflictos.

En este contexto, acogemos con beneplácito los esfuerzos realizados por la Unión Africana, las organizaciones subregionales africanas y los Estados miembros de la Unión Africana con la aplicación de la iniciativa "Silenciar las armas en África para 2020", que apoyamos plenamente. También acogemos con beneplácito todas las medidas adoptadas para aplicar el Programa 2030 de la Unión Africana para el Desarrollo Sostenible y el Programa 2063, el establecimiento de la Zona Económica de Libre Comercio y las medidas adoptadas para combatir la proliferación y el tráfico ilícito de armas pequeñas y armas ligeras. Pienso, por ejemplo, en la adopción, en 2010, de la Convención de Kinshasa a nivel de la Comunidad Económica de los Estados del África Central.

Sr. Presidente,

La segunda parte de la solución consiste en abordar el fenómeno del mercenarismo como tal. En primer lugar, se trata de dar una respuesta de seguridad a través, por ejemplo, de la acción enérgica de algunas operaciones de mantenimiento de la paz, como la UNAMA en la República Centroafricana o la brigada de intervención de MONUSCO en la República Democrática del Congo. Esta respuesta en materia de seguridad requiere también la acción de las operaciones africanas de apoyo a la paz, cuyo desarrollo y financiación previsible y sostenible apoyamos plenamente, así como la activación o reactivación de comisiones bilaterales conjuntas entre algunos Estados.

Sr. Presidente,

La respuesta de seguridad es, por supuesto, sólo un primer paso para abordar el fenómeno del mercenarismo. La respuesta también debe ser política. En los países donde hay grupos mercenarios activos, los procesos políticos deben tener en cuenta a los combatientes extranjeros como parte integrante de la estrategia de desmantelamiento de los grupos armados. En este contexto, la ejecución de programas de desmovilización, desarme, reintegración y repatriación para los antiguos miembros de los grupos armados que participan en un proceso de paz suele ser una condición esencial para el retorno a la paz y la reconciliación nacional. Una vez más, en el contexto de estos programas de desarme, desmovilización y reintegración, la cuestión del futuro de los niños soldados es fundamental para garantizar su desmovilización y posible repatriación a sus países de origen, pero también para evitar que vuelvan a ser reclutados. Por último, el tratamiento judicial de los combatientes extranjeros también forma parte de la ecuación, ya sea a través de los tribunales ordinarios, los tribunales especiales o la Corte Penal Internacional.

Sr. Presidente,

Frente a la amenaza que plantea el fenómeno del mercenarismo, sólo una estrecha cooperación internacional, en la que participen los Estados, las organizaciones regionales y también las Naciones Unidas, nos permitirá actuar con eficacia. Puede estar seguro de que Francia está firmemente comprometida con esta lucha.

Muchas gracias."

Traducción no oficial del discurso publicado en France ONU

Dernière modification : 06/02/2019

Haut de page